Números de Internet en 2012

Aunque el 2012 ya nos ha dejado, resulta de gran interés observar las estadísticas que nos ofreció el año pasado en la red, una fórmula que ayudará a entender el declive o avance de los servicios en el futuro y una oportunidad única para desgranar de qué forma Internet crece con cada uno de nosotros. Desde Royal Pingdom nos ofrecen una perspectiva amplia del año que se acabó, un resumen con estadísticas de los números de Internet en el 2012.

Números de Internet en el 2012

Una gran base de datos donde reflejan todo lo acontecido en la red, o como ellos mismos indican, casi todo. Desde el número de correos enviados hasta el número de usuarios conectados. Gráficas, cifras y datos de relevancia que nos ayudan a comprender aún más el alcance indiscutible que tiene en la sociedad de hoy.

De la misma forma, es fácil predecir el ascenso o decrecimiento que acontecerá este año en base a las estadísticas de RP. Sin haber acabado aún este mes de enero podríamos asegurar que cuando termine el 2013 seremos más personas “conectadas”, ascenderá el número de dispositivos móviles en la red o aumentarán las cifras de las principales redes sociales. Veamos que aconteció el 2012 en la red:

Estadísticas sobre el correo electrónico

  • 2.200 millones de usuarios con email en el mundo.
  • 144.000 millones fue el tráfico total de correos por día en todo el mundo, de ellos, un 66% eran poco importantes.
  • Gmail es el proveedor líder mundial de correos electrónicos con 425 millones de usuarios activos.
  • El 68,8% del tráfico de los correos era spam y de ellos, el 50,76% referente a productos farmacéuticos.
  • El 0,22% de los mensajes de correo en todo el mundo formaban parte de algún tipo de ataque de phishing.

Páginas web y hosting

  • Estados Unidos alojó hasta 1 millón de los sitios web más importantes.
  • El 48% de los mejores blogs (top) usan WordPress.
  • Un 75% de las mejores 10.000 webs (top) funcionan con un software de software open source.
  • Tumblr terminó con 87 millones de blogs y 17.000 millones de páginas vistas.
  • WordPress en cambio acabó con 59,4 millones de sitios en todo el mundo.
  • Reddit acabó con 37.000 millones de páginas vistas.

Dominios

  • Se registraron 246 millones nombres de dominio de nivel superior.
  • 100 millones de nombres de dominio .com, 14 millones .net, 9 millones .org, 6 millones .info y 2 millones .biz.
  • El dominio más caro fue Investing.com, por 2 millones de dólares.

Usuarios en la red

  • Un total de 2.400 millones de usuarios en todo el mundo.
  • 1.100 millones de usuarios en Asia, 519 millones en Europa, 274 millones en Estados Unidos, 255 millones en Latinoamérica, 167 millones en África, 90 millones en Oriente Medio y 24 millones en Oceanía/Australia.
  • China se lleva el récord de usuarios en un sólo país con 565 millones, un 42,1% de penetración.

Redes Sociales

  • Facebook sobrepasó los 1.000 millones de usuarios activos mensuales en octubre.
  • La red social tuvo un 47% de mujeres registradas, siendo un 40,5% el porcentaje de media de edad de los usuarios. Además, se registraron 2.700 millones “me gusta”.
  • Twitter tuvo 200 millones de usuarios mensuales activos, 327.452 número de tweets por minuto cuando Obama fue reelegido, 9 millones de tweets durante la ceremonia de inauguración de los Juegos Olímpicos en Londres, 175 millones de tweets de media cada día enviados a los largo del 2012.
  • Además, Twitter tuvo una edad media de usuarios de 37,3 años, 307 tweets de media por usuario, 51 seguidores de media por usuario y 123 jefes de Estado tuvieron cuenta en la red social.
  • LinkedIn contaba con 187 millones de usuarios en septiembre con una media de edad de los mismos de 44,2 años.
  • Por último, Google+ contaba con 135 millones de usuarios activos mensuales.

Móvil

  • 1.100 millones de suscriptores mundiales de smartphones.
  • 6.700 millones de suscripciones móviles.
  • 5.000 millones de usuarios de teléfonos móviles.
  • 1.300 millones de smartphones utilizados en todo el mundo.
  • 465 millones de smartphones Android vendidos con una cuota del 66%.
  • 31% de usuarios en Estados Unidos que utilizan tablets o e-readers.
  • El 13% del tráfico global es móvil.
  • 5.000 millones de suscripciones a banda ancha móvil.
  • Un 59% del tráfico de datos móviles fue vídeo.
  • De media, los usuarios con smartphones consumieron 500 megas mensuales con una velocidad de conexión de 1,820 kbp/s.

Vídeo

  • Vimeo tuvo 14 millones de usuarios registrados.
  • El vídeo de Gangnam Style se convirtió en el primero en sobrepasar los mil millones de visitas.
  • 2.700 millones de visitas a vídeos subidos a YouTube etiquetados con Obama o Romney durante el ciclo electoral en Estados Unidos.
  • 8 millones fue la cifra de espectadores concurrentes en el momento del salto en directo de Felix Baumgartner.
  • 4.000 millones de horas vistas al mes en YouTube.
  • 60 millones de espectadores globales mensuales en Ustream.
  • 16,8 millones de espectadores totales al día en Ustream.

Imágenes

  • Hasta 7 petabytes de contenido fotográfico cada mes en Facebook.
  • 300 millones de fotos nuevas añadidas cada día en Facebook.
  • 5.000 millones fueron el número total de fotos subidas a Instagram hasta septiembre del 2012, de ellas, 58 fue el promedio de fotos cargadas cada segundo.
  • Por último, la cámara del iPhone 4S fue la más utilizada en Flickr.

[gravatar email=”aitor@ayser.es” size=”50″ align=”left” style=”margin:5px 5px 5px 0;”]Fuente: ALT1040 – Miguel Jorge

Consejos para gestionar bien nuestro correo electrónico

Uno de los aspectos de los que nos ocupamos en Bitelia es la productividad puesto que la tecnología nos puede facilitar las cosas y contribuir a aumentar nuestro rendimiento en el trabajo o a la hora de abordar otro tipo de tareas de carácter personal (aunque si no la gestionamos adecuadamente también nos puede conducir al “lado oscuro” de la procrastinación). El correo electrónico, por ejemplo, es una de las herramientas más utilizadas para comunicarnos tanto a nivel personal como a nivel profesional y a pesar de su uso y su antigüedad sigue siendo una fuente de problemas para muchos usuarios que ven que sus bandejas de entrada no dejan de crecer y crecer hasta el punto de llevarles al colapso (porque lleguen al límite de capacidad de su cuenta) o la frustración por la cantidad de trabajo que creen que tienen acumulado.

El correo electrónico es, a la vez, aliado y enemigo de los profesionales y requiere una buena gestión si no queremos enfadar a proveedores, clientes y compañeros porque no respondamos sus mensajes o tardemos mucho en hacerlo o, por ejemplo, que enfademos a proveedores, clientes y compañeros porque dediquemos demasiado tiempo mirar los mensajes y descuidemos nuestro propio trabajo (documentos que tengamos que redactar, software a desarrollar y un largo etcétera de opciones posibles).

Reconozco que he pasado por momentos en los que la bandeja de entrada daba miedo (por el número de mensajes por leer) e, incluso, he llegado al límite de capacidad de almacenamiento de mi cuenta de correo del trabajo por no gestionar adecuadamente los mensajes que me iban llegando a pesar de leer muchos de ellos. Lidiar con el temido inbox forma parte de nuestro día a día y, con la idea de ganar esta batalla y ganar en agilidad a la hora de gestionar los mensajes y, por tanto, revertir estas ganancias en nuestro propio trabajo, vamos a dedicar unos minutos a ver algunas ideas o consejos que podríamos a aplicar a la gestión de nuestro correo electrónico para gestionarlo de manera algo más eficiente.

El correo electrónico no es tu dueño

La semana pasada, cuando hablamos de productividad en el trabajo lo decíamos claramente: “No seas un esclavo del correo electrónico”, una máxima que deberíamos tener clara.

Salvo que nuestro trabajo sea esperar que lleguen mensajes (pensemos en un servicio de atención al cliente), revisar el correo electrónico es una tarea que debemos planificar dentro de nuestro esquema de tareas diarias. Dicho de otra forma, dentro del planning de tareas a abordar en nuestro día a día, debemos reservar franjas horarias (por ejemplo entre tareas) a revisar el correo, responder mensajes (que se puedan responder rápidamente) o a anotar nuevas tareas derivadas de los mensajes que recibimos y no estar constantemente revisando si tenemos nuevos mensajes.

Fuera de estas franjas reservadas, deberíamos obviar la bandeja de entrada e ignorar (o desactivar) las notificaciones de nuevos mensajes enviados. Si alguien requiere algo con urgencia vendrá a nuestra mesa, nos llamará por teléfono, contactará a través de Gtalk o nos enviará un mensaje a través de WhatsApp (por citar algunos ejemplos).

Optimiza tus suscripciones

Con el paso de los años, nuestra dirección de correo electrónico forma parte del registro de usuarios de múltiples servicios y empresas que nos envían sus ofertas, sus newsletters, sus notificaciones de alertas o una felicitación navideña o por nuestro cumpleaños.

Si nuestra primera acción tras ver alguno de estos mensajes es pulsar sobre el botón “suprimir” sin tan siquiera leer el contenido del mensaje, quizás ese newsletter ha dejado de interesarnos y sea momento de proceder a solicitar la baja; si por el contrario los vamos acumulando para “leer más tarde”, puede ser interesante almacenarlos todos en una carpeta dedicada “Por leer” o “Más tarde” o “Suscripciones” en la que ir acumulando este trabajo que no es vital ni prioritario.

¿Tiene sentido leer los correos acumulados en vacaciones?

Todo el mundo que se ausenta unos días de la oficina, por ejemplo, por vacaciones teme el momento de la vuelta porque se puede pasar perfectamente una jornada completa leyendo los mensajes acumulados. Es una imagen que veo cada mes de septiembre cuando mis compañeros vuelven tras sus vacaciones de verano y no es raro escuchar “me quedan aún XXXX mensajes por leer”.

Leer los mensajes que nos han llegado en nuestras vacaciones puede estar bien para tener un contexto de lo que ha pasado en nuestra ausencia, en qué estado están los proyectos o qué cosas debemos hacer pero, teniendo en cuenta estos factores, quizás la lectura debería ser selectiva y no secuencial; es decir, deberíamos leer los mensajes relacionados con un proyecto o asunto concreto de mayor a menor prioridad. Este tipo de lectura es algo que podemos hacer con la vista de conversaciones de Gmail o Google Apps o, incluso, también con Thunderbird.

Aún así, entre todos estos mensajes es posible que encontremos algún correo de alguien que nos pide “con urgencia” que le enviemos un documento o que requiere que le expliquemos algo. Si nos hemos ido dejando programado un “mensaje automático de respuesta”, quizás no tenga mucho sentido que 15 días después de recibir el mensaje contestemos con el dato que nos pedían y, seguramente, la persona que nos lo requirió se lo haya pedido a otra persona o hay buscado una fuente; es decir, no todos los mensajes que tengamos acumulados tienen que convertirse en tareas porque éstas puede que hayan caducado (nos trae más cuenta llamar o preguntar antes que ponernos a trabajar en balde).

Clasifica los mensajes

No es descabellado mantener dentro de la bandeja de entrada los mensajes que, a pesar de haberlos leído, no podemos archivar dentro de nuestras carpetas porque requieran una acción por nuestra parte y, por tanto, simbolicen tareas pendientes de realizar. Sin embargo, esta clasificación de leídos / no leídos, realmente, no es nada eficiente y puede ser importante aplicar otros criterios que nos ayuden a aportar contexto y, por tanto, distinguir lo importante de lo que no es tanto o lo que requiere una acción por nuestra parte o está a la espera de la acción de un tercero.

En mi caso trabajo con Thunderbird y, dentro de esta aplicación, podemos aplicar etiquetas (simbolizadas por colores) a los mensajes para marcarlos como “urgentes”, “personales”, “tareas por hacer”, etc; de esta manera, con un vistazo rápido podremos localizar y priorizar mensajes y con extensiones como QuickFilter Unreplied podremos localizar mensajes que esperan respuesta.

En Gmail, y en Google Apps también, podremos añadir etiquetas a los mensajes (que en el fondo con carpetas) y jugar con la “estrella” (destacados) o con el marcador de importantes, todo un juego de herramientas que nos puede ayudar en la clasificación.

Además, una vez que hemos terminado con un mensaje, es interesante “despejar el inbox” guardándolo en su respectiva carpeta (por proyectos, departamento, asuntos, etc).

Exprime los filtros

Es posible que usemos aplicaciones que generan correos electrónicos de notificación, por ejemplo una herramienta de helpdesk, un bugtracker o una herramienta de planificación / gestión de tareas. Este tipo de correos informativos pueden generarse porque nosotros hayamos realizado una acción (el alta de un ticket) o porque nosotros estemos en el lado del soporte y recibamos la notificación de una actualización o una nueva tarea.

Este tipo de correos automáticos, vinculados a tareas que requieren acciones por nuestra parte o que sirven para realizar un seguimiento, quizás no tenga mucho sentido que se mezclen con el resto de mensajes de la bandeja de entrada pero tampoco sea pertinente su eliminación directa. Al igual que comentábamos con las suscripciones, estos correos pueden almacenarse en carpetas de dedicadas (“Tareas de Redmine”, “Bugs de Mantis”, etc) y, mediante filtros, clasificarlos ahí automáticamente acumulando todas estas notificaciones para leerlas cuando tengamos tiempo.

Hay gente que, jugando con los asuntos de los mensajes y usando un bloque identificativo (como [Nombre del Proyecto]), clasifican automáticamente los mensajes en las carpetas de los proyectos (despejando directamente el inbox) y revisando los correos ya clasificados, por ejemplo, cuando van a comenzar a trabajar en dicho proyecto (porque lo tengan planificado dentro de su lista de tareas diaria).

Transforma los mensajes en algo más

Los mensajes de correo electrónico, entre otras cosas, pueden ser de carácter informativo o pueden desembocar en algún tipo de tarea que requiera acción por nuestra parte o dependan de otra persona a la que tendremos que cursar una solicitud. Es decir, los mensajes que recibimos, tras su lectura, pueden transformarse en una tarea o una anotación en nuestro cuaderno.

Por tanto, tras leer un mensaje es importante que actuemos de inmediato y “transformemos” el mensaje en:

  • Una tarea a planificar dentro de nuestra planificación personal o para ejecutar de inmediato (si vemos que no nos va a llevar mucho tiempo)
  • Una anotación en nuestra libreta de seguimiento (por ejemplo podemos reenviar el correo a nuestro correo en Evernote para transformar automáticamente un mensaje en una nota y adjuntar los archivos que vengan anexos al correo)
  • Una tarea que está en espera de, por ejemplo, la respuesta de un tercero y que, por tanto, debemos apuntar en nuestra lista de asuntos pendientes o asuntos a revisar

[gravatar email=”aitor@ayser.es” size=”50″ align=”left” style=”margin:5px 5px 5px 0;”]Fuente: BITELIA