¿Sirve el bloqueo de páginas en ambientes laborales?

Uno de los grandes males que aqueja a nuestra vida laboral está relacionado con el bloqueo de páginas. Muchas veces, el departamento de IT de nuestro trabajo bloquea determinado contenido para que no podamos accederlo. Así que durante horas laborales, nos quedamos sin Facebook, sin streaming de música o videos, y muchas cosas más. Algunas de estas decisiones son completamente arbitrarias, así que el bloqueo de contenidos durante horario laboral es un tema delicado. ¿Debe suceder, o tenemos que tener acceso libre a la web? Yo soy partidaria de esta segunda opción, con sus reservas, obviamente.

Tiene sentido

Primero hablemos de qué tiene sentido a la hora de imponer restricciones. Como dije, muchas veces las compañías bloquean sitios de forma arbitraria, pero no siempre es el caso.

  • Servicios de streaming: cuando compartimos una red con otras personas, estamos también compartiendo el ancho de banda. Esto es significativo porque si consumimos muchos recursos con el streaming, estaremos perjudicando a nuestros compañeros. Ahora bien, si se va a bloquear, se tiene que hacer con un criterio: bloquear Spotify pero no bloquear Grooveshark –lo mismo con Last.fm, que tiene el infortunio de tener “fm” en su URL- no tiene sentido.
  • Contenido inapropiado: aunque es obvio que no nos vamos a poner a ver pornografía durante las horas laborales, hay gente para todo. El contenido inapropiado tiene justos motivos para ser bloqueado. Si lo quieres mirar, hazlo desde tu computadora personal y en tu propio tiempo –y privacidad-.
  • Sitios de juegos online: otro gran problema está en los juegos online. Varios sitios nos ofrecen juegos arcade para perder el tiempo –recordemos cómo se perdió la productividad un día en que Google hizo su doodle basado en PacMan-. Además de consumir recursos, también distraen al personal, algo debatible pero que, al final del día, tiene sentido.

No tiene sentido

Ahora bien, los bloqueos no siempre se realizan con criterio. A veces simplemente se toman direcciones en masa y se las bloquean simplemente por alguna sospecha, o porque parece ser la decisión adecuada. Creo que, si nuestros empleados quieren perder el tiempo, lo harán. Y tampoco está mal que lo hagan, siempre y cuando cumplan con las tareas que tienen asignadas. Pero bueno, esas son filosofías de trabajo que no todos pueden compartir.

  • Sitios de noticias: me parece absurdo bloquear sitios de noticias. Sobre todo porque casi nunca se hace con un criterio específico –por ejemplo, se bloquean sitios de noticias pero no lectores de RSS que pueden levantar esos mismos artículos, o viceversa-. Si una persona quiere leer las noticias, lo hará: puede hacerlo desde el móvil, se puede comprar un diario en papel, puede ir, en todo caso, a una sala común a mirar las noticias por televisión. Es mucho más rápido si puede verlas fácilmente desde su computadora.
  • Sitios de deportes: lo mismo es válido para los sitios de deportes. Una cosa es mirar rápidamente un resultado del partido de ayer, y otra cosa es, quizás, apostar a caballos en nuestro horario laboral. Lo más probable es que muy pocas personas entren en este segundo grupo. Todo depende del tiempo que se consuma haciéndolo, y depende de la responsabilidad de cada uno.
  • Páginas personales: otra pequeña joya del comportamiento de bloqueo es prohibir la entrada a páginas personales, como por ejemplo el portfolio online de un diseñador. Algunas compañías se fijan si estamos entrando demasiado seguido y las bloquean en caso de que así sea –ha sucedido. No importa si no estamos dedicando el tiempo del trabajo a nuestros intereses personales, no se tiene en cuenta. Esto es completamente arbitrario.

Las redes sociales

Separo este apartado para un tema un tanto “controversial”. Por un lado están las personas que dicen que el acceso completo a las redes sociales durante el horario laboral es una pérdida de tiempo. Por otro lado están los que dicen que mirar fotos de gatitos en internet nos hace más productivos y nos motiva. Quizás nos tenemos que situar en un punto intermedio: las redes sociales pueden ser una distracción pero no tiene por qué ser tan dramático.

Me ha pasado en varias oportunidades tener que pelear para que me habiliten el uso de Twitter y YouTube en mi computadora laboral. ¡Y soy Community Manager! No quiero imaginar lo que debe ser para personas que no necesitan de las redes sociales para trabajar.

Al final del día, depende de la persona que esté detrás de la pantalla. Si tenemos un empleado que pasa todas las horas del día mirando nimiedades en Facebook, lo hará con otras cosas si se lo bloqueamos. Porque básicamente no tiene ganas de estar ahí. Un empleado que revisa esporádicamente Facebook o Twitter, y al mismo tiempo cumple con todas sus tareas, es otra cosa. La gran mayoría de las personas son así. No estamos completamente pendientes de lo que sucede en redes sociales.

Conclusión

He trabajo en lugares donde hasta han bloqueado el correo electrónico que no sea de la compañía. ¿Qué tanto daño puede hacer tener Gmail abierto? La flexibilidad es muy importante para tener un equipo de trabajo contento. Tampoco una flexibilidad extrema, obvio.

A la hora de bloquear, que no debería ser tan necesario como pensamos, es importante tener:

  • Criterio
  • Investigación
  • Confianza en nuestros empleados
  • Flexibilidad

Con estos ingredientes, podemos estar seguros de que nadie va a estar perdiendo el tiempo, sin tener que ser injustos con todos.

[gravatar email=”aitor@ayser.es” size=”50″ align=”left” style=”margin:5px 5px 5px 0;”]Fuente: BITELIA

Qué debemos tener en cuenta al conectarnos a una Wi-Fi abierta

Afortunadamente, cada vez son más los establecimientos (cafeterías, restaurantes, centros comerciales, etc), aeropuertos y hoteles que ofrecen a sus clientes conexión Wi-Fi de manera gratuita (ya sea porque ofrezcan una conexión abierta o a través de un portal cautivo), una facilidad que nos viene muy bien para trabajar con nuestro ordenador o conectar nuestro smartphone o nuestra tableta sin tener que consumir el bono de datos que tengamos contratado.

Tanto en lugares públicos como en eventos a los que asistamos, disponer de una conexión Wi-Fi nos puede facilitar la conexión a nuestra cuenta de correo, a nuestro perfil en Facebook o Twitter o, incluso, conectarnos a nuestro blog para escribir un artículo; sin embargo, hacer ya un par de años, una extensión para Firefox llamada Firesheep nos hizo ver que a la hora de conectarnos a una red Wi-Fi compartida con otros usuarios debemos tomar una serie de precauciones.

¿Y qué hacía Firesheep? Para el que no recuerde este caso, Firesheep era una extensión para Firefox que capturaba el tráfico que se cursaba a través de una red Wi-Fi y era capaz “robar” las cookies de sesión de servicios tan populares como Amazon, Basecamp, Twitter o Facebook, permitiendo al atacante robar nuestra identidad y acceder a nuestra cuenta.

Con la idea de evitar este tipo de situaciones y no ponérselo nada fácil a aquellos que pretenden capturar contraseñas (con no muy buenas intenciones), no está demás tener en cuenta algunos aspectos básicos de seguridad que evitarán que nos llevemos algún disgusto, aspectos que giran alrededor de un denominador común: el uso de conexiones cifradas, es decir, el SSL.

Configurar el acceso vía SSL a nuestros perfiles sociales

Aunque deberían ofrecer por defecto conexiones cifradas (al igual que lo hace, por ejemplo, la banca electrónica y muchas tiendas online), servicios como Twitter, Facebook o LinkedIn no usan conexiones cifradas salvo que así se lo indiquemos en las opciones de configuración.

En un uso normal, a través de nuestro navegador, no vamos notar diferencia (en cuanto a tiempo de carga) entre una conexión cifrada o sin cifrar, por tanto, para estar siempre preparados para toda ocasión, es importante acceder a las opciones de configuración de este tipo de servicios y marcar el uso de SSL siempre (y así evitaremos los efectos de Firesheep y similares).

Cifrar la conexión a nuestro buzón de correo

Mi compañera Bárbara dedicó hoy unos minutos a hablarnos del correo electrónico y nos brindó algunos consejos para mantener nuestras cuentas seguras y, además de sus consejos, debemos añadir un detalle adicional si pensamos consultar nuestro correo electrónico a través de una red de uso público: usar también conexiones cifradas.

La mayoría de servicios de correo electrónico que ofrecen un webmail a los usuarios (por ejemplo Gmail), por defecto, suelen estar bajo conexiones SSL (se accede a través de https), sin embargo, cuando configuramos la cuenta en Outlook o Thunderbird, no siempre se configura el buzón de manera segura y se recurre al protocolo POP o IMAP. ¿Y qué debemos hacer? Si vamos a usar nuestro correo en una red pública, si nuestro servidor de correo lo permite deberíamos configurar la cuenta usando conexiones seguras (IMAP-SSL o POP-SSL) además de enviar las contraseñas cifradas.

Recurrir a extensiones que fuercen el uso de conexiones cifradas

Si pensamos que configurar todos los servicios que usamos para que, por defecto, usen conexiones cifradas puede superarnos o que, incluso, puede que nos dejemos servicios fuera y sin configurar, una buena forma de mejorar la seguridad rápidamente puede ser recurrir a alguna extensión que nos ayude a mantener conexiones seguras de manera global.

Extensiones como KB SSL Enforcer, HTTPS Everywhere o Force-TLS se encargarán de servir los sitios web más populares (Twitter, Facebook, Amazon, Google, etc) en sus versiones bajo SSL (https).

Usar una VPN

Una manera de “aislar” nuestro tráfico y establecer un canal seguro de comunicación es mediante el uso de una VPN, con la que podremos establecer una conexión segura con nuestra empresa o contra un servicio determinado.

Este tipo de conexiones son cifradas (mediante IPsec) y cada paquete de datos que intercambiamos viaja cifrado hasta llegar a cada extremo del canal entre el emisor y el receptor, por tanto, un tercero no va a tener nada fácil interceptar nuestros datos, nuestra contraseña o robar las cookies de sesión de nuestra cuenta de Twitter.

Mejorar nuestros propios sistemas

Si administramos algún sistema o página web a la que, por ejemplo, accedamos de manera continuada desde todo tipo de redes quizás pueda ser interesante plantearnos el uso de conexiones SSL para evitar que alguien que esté a la escucha intercepte nuestras credenciales de acceso.

Muchos gestores de contenidos tienen disponibles módulos que fuerzan el uso de conexiones SSL al acceder a la zona de administración o determinadas zonas privadas que se consideran sensibles. En el caso que usemos WordPress extensiones como WordPress HTTPS, por ejemplo, nos pueden ayudar a establecer conexiones seguras con la zona de administración de nuestro blog y, de paso, también podremos proteger ciertas páginas especiales.

[gravatar email=”aitor@ayser.es” size=”50″ align=”left” style=”margin:5px 5px 5px 0;”]Fuente: BITELIA

Como mantener seguro nuestro correo electrónico

A veces pienso que tenemos que cuidar la dirección de correo electrónico aún más que nuestro número telefónico. Podría cambiar mi número infinidad de veces, pero jamás se me ocurriría cambiar mi dirección de correo. Actualmente, los proveedores de email nos ofrecen varias alternativas de seguridad para que nos quedemos más tranquilos: filtros de spam, antivirus para los archivos adjuntos, y más. Pero para tomar precauciones adicionales, hemos armado una lista con buenas prácticas para mantener nuestra cuenta de correo electrónico bien segura.

  • No dejes tu correo electrónico en foros, comentarios de blogs, o redes sociales. Puedes convertirte en el receptor de una enorme cantidad de spam –que afortunadamente es filtrada por la gran mayoría de los proveedores de correo-. Muchos bots escanean toda la red para encontrar las direcciones de correo que hayan sido desparramadas por ahí para agregarlas a bases de datos. Por más que esto se filtre más tarde, nunca está de más tomar precauciones extra.
  • Evita el phishing. Los ataques de phishing están diseñados para robar información personal de los usuarios, cometer fraude, e infinidad más de cosas maléficas que pueden pasar en el maravilloso mundo de internet. Tenemos que tener cuidado donde dejamos nuestra información personal, asegurándonos que sean canales oficiales –por ejemplo, la página oficial y segura de nuestro banco antes de ingresar a nuestra cuenta, usando el protocolo https-. En cuanto al correo electrónico, fijémonos siempre en el remitente y, por las dudas, revisemos además la página oficial de cualquier institución que sea que nos está enviando un mensaje para saber si hay publicada alguna información oficial al respecto de lo que nos informan en el correo. Siempre se tienen que priorizar los canales oficiales de comunicación.
  • No reveles la información de tus colegas o compañeros de la misma forma que proteges la tuya. Si estamos en una conversación de correo electrónico con, por ejemplo, individuos que no son de la entidad para la que trabajamos, no debemos poner en copia a personas que no están involucradas, porque podemos no conocerlos tan bien. Por eso, siempre revisemos dos veces para saber quién está en copia. Gmail de hecho tiene un Lab muy interesante que nos permite discernir entre personas que tienen nombres similares, así no nos confundimos.
  • Asegúrate de estar enviando el correo desde la casilla adecuada. Puede que dentro de una misma casilla tengamos varias cuentas de correo sincronizadas. Antes de enviar o responder un email, revisemos que estemos mandando el correo desde la casilla correspondiente –aunque esto sea algo automático-. Podemos estar sumando otra de nuestras direcciones, por ejemplo, a alguno de esos newsletters de pesadilla de los cuales nos podemos desuscribir solamente vendiéndole el alma al diablo.
  • Siempre revisa el asunto antes de abrir un correo electrónico. Esto es para evitar abrir correos que son spam. Por ejemplo, si el asunto está escrito en chino, lo más probable es que no sea algo que tengamos que abrir. Por otra parte, aunque el remitente sea alguien que conocemos, su cuenta de correo puede haber sido comprometida. Si tu mejor amiga te recomienda que uses cierta pastilla azul porque a ella le ha funcionado, claramente estamos ante un caso de spam. Y probablemente deberías avisarle a tu amiga.
  • Escanea los archivos adjuntos antes de descargarlos o de abrirlos. Una precaución adicional que podemos tomar para asegurarnos que estamos fuera de todo riesgo. No es por dudar de las intenciones de la persona que nos ha enviado el archivo, pero puede que su ordenador esté contaminado con virus y que ni siquiera lo sepa. También podemos estar ante un caso de spam o de phishing. Gmail, por ejemplo, hace el escaneo de forma automática, pero una vez que descargamos el archivo podemos volverlo a revisar.
  • Mantén tu bandeja de entrada limpia para evitar confusiones. No solamente para aumentar nuestra productividad, sino además para asegurarnos que todo está bajo control. Archiva correos, elimina lo que no necesitas, y asegúrate de limpiar bien la bandeja de spam diariamente.
  • No reveles información privada en tus correos electrónicos, envía mejor un archivo cifrado. Esto es obvio. Datos de tu cuenta bancaria, de tus tarjetas de crédito, y otros datos que son completamente personales solamente se tienen que enviar a través de una vía segura.
  • No respondas a correos electrónicos de personas que no te conocen y que no tienen ningún asunto relacionado a tu vida. Aunque pretendan que te conocen y que necesitan tu ayuda, o que tienen algo para darte, puedes estar ante un caso de ingeniería social. Mejor prevenir que curar: si realmente quieren encontrarnos, buscarán otra manera.
  • Cambia tu contraseña con regularidad. Siempre. Y usa contraseñas que sean lo suficientemente fuertes como para resistir, como dijimos en el punto anterior, algún intento de ingeniería social.

[gravatar email=”aitor@ayser.es” size=”50″ align=”left” style=”margin:5px 5px 5px 0;”]Fuente: BITELIA

Campañas de email marketing. ¿Son útiles?

Aunque es habitual escuchar la frase “el marketing ha muerto” e insistir que las redes sociales han cambiado completamente las reglas del negocio –algo con lo que estoy completamente de acuerdo-, se trata de un argumento vacío que se puede refutar fácilmente mostrando las estadísticas de resultados que tienen las campañas. Uno de los puntos más “controversiales” del debate de este nuevo marketing que se produce y cambia constantemente en internet es el email marketing. ¿Realmente funciona? ¿Vale la pena tanto esfuerzo y dinero cuando los usuarios a los que estamos apuntando nos marcan como spam o eliminan nuestro correo sin ni siquiera mirarlo? Hay muchos argumentos a favor y en contra, pero los números hablan por sí solos: el email marketing está más vivo que nunca, y sigue siendo una herramienta muy exitosa.

Sin embargo, para algunos –sobre todos para los que borran los correos de email marketing- es un gasto de dinero innecesario que puede ser reemplazado por otras alternativas. Comenzaremos con el argumento más común: ¿para qué tener campañas de email marketing cuando tenemos redes sociales que hacen el trabajo por nosotros? Y ya con este argumento estamos confundiendo dos cosas que no tienen nada que ver la una con la otra. Estamos confundiendo comunicación con venta. Por más que nos encanten las redes sociales, son un canal de comunicación. Ya en el nombre nos estamos dando cuenta que con el email marketing estamos haciendo una acción de marketing, estamos tratando de posicionarnos en el mercado para vender algo. Por más que escuchemos infinidad de casos de éxito y Facebook esté empecinado en convencernos de lo contrario, las redes sociales no venden. Por ahora, no es su propósito. Y tendrá que pasar un buen tiempo, creo, hasta que esto sea algo viable.

Otro argumento que se esgrime bastante seguido es que el email marketing ya no funciona como antes. Con este mismo argumento, podemos decir que la misma publicidad digital no funciona, porque no está generando las mismas acciones que antes, y de forma global los ingresos por publicidad están descendiendo. Pero cuando decimos que no funciona, lamentablemente no contratamos a las personas adecuadas para llevarlo a cabo, no hicimos los testeos suficientes para asegurar que sea una campaña exitosa, o nuestro contenido no fue lo suficientemente atractivo. Y aquí llegamos a otro tema candente dentro del ámbito: si no tenemos un contenido que sea interesante, tan interesante que haga una persona abra el mail, entonces no se trata de que el email marketing no funciona. Es que tu producto no funciona.

No estoy diciendo que el email marketing sea bueno o malo, depende siempre de las necesidades de nuestra marca en un determinado momento. También depende del tamaño de nuestra base de datos. Tiene pros y contras como cualquier otra decisión de negocios que se pueda llegar a tomar. Pero si se opta por una campaña de email marketing, entonces tengamos en cuenta que se tiene que hacer bien. Una campaña de email marketing de “medio pelo” es un desperdicio de dinero.

Por eso, vamos a repasar algunos puntos que considero importantes, sobre todo si recién se están metiendo en este fascinante –y sorprendentemente estresante- mundo de la publicidad en internet. Aunque no tengamos que trabajar directamente con email marketing, tenemos que saber sus conceptos básicos, las formas de hacer una campaña exitosa, no importa la posición que tengamos.

  • El contenido es todo: tratemos de pensar el email marketing como si estuviéramos escribiendo un correo electrónico a una persona que no conocemos. Lo que es, en esencia, lo que hacemos con estas acciones. Tenemos que estar ofreciendo algo que motive a las personas a abrir nuestro correo electrónico, a leer lo que le estamos diciendo, a interesarse por las cosas que estamos ofreciendo. Si está mal redactado, diseñado de forma poco atractiva, entonces estamos desperdiciando nuestro dinero.
  • La planificación es importante: una tienda de electrónica solía enviarme su email marketing a las 2 de la mañana todos los lunes. Durante unas semanas fue algo completamente molesto, pero me di cuenta que después de un tiempo, estaba abriendo el correo, mirando el contenido, informándome sobre la marca. Porque, básicamente, no me llegan demasiados correos a las 2AM, no tengo nada más que hacer que quizás escribir algunas cosas, y puedo dedicar mi atención a esto. No quiero decir que tengamos que mandar nuestro email marketing a las dos de la mañana, pero sí tener en cuenta que hay todo un equipo de gente planificando en qué horarios es mejor enviar los correos para que tengan una mejor tasa de apertura.
  • La construcción de relaciones: aunque hace algunas líneas hablamos de la diferencia entre comunicación y comercio, tampoco tenemos que afrontar nuestra estrategia de email marketing como un “vender vender vender”. Es importante conectar con los usuarios a través de los correos y construir una relación que implique una marca en la memoria. Así como esta tienda de electrónica, que construyó una relación conmigo adivinando mis horarios absurdos.
  • Los usuarios no son tontos: en relación con el punto anterior, no asumamos que los usuarios son unos tontos que abren todo lo que les llega. Por eso hablamos de una tasa de apertura, cuántas de estas personas realmente están abriendo nuestros correos. En una base de datos extensa, a veces podemos hasta festejar si el 1% de estos usuarios abre el correo. Por eso tenemos que tener cuidado en lo que ponemos, y no tener una estrategia de venta demasiado agresiva.
  • Pide suscripciones: volviendo al tema de la base de datos, en lugar de comprar o de usar bases de datos que no están para nada relacionadas con nosotros, podemos pedir que nuestros usuarios, los que realmente están interesados en lo que tenemos para decir, nos dejen su correo electrónico. Esto se puede hacer desde insertando un pop up explicando los beneficios de suscribirse hasta dejándolo completamente opcional, en una barra lateral.
  • Dales algo a cambio: si vamos a usar una vía de promoción tenemos que ofrecer algo a cambio. Descuentos, productos gratuitos, cosas relacionadas con nuestra marca. Aprendamos del éxito de Groupon y otras compañías similares que hacen dinero ofreciendo beneficios. También es una buena forma de construir estas relaciones con nuestros usuarios.
  • El asunto es nuestra carta de presentación: finalmente cerramos con un ítem también relacionado con el contenido. Un usuario abrirá el mail dependiendo del título, es nuestra oportunidad para presentarnos y motivarlos a que establezcan esta relación. No hacer algo demasiado aburrido, demasiado largo, demasiado vago o demasiado descriptivo. La creación de asuntos para email marketing es todo un arte.

Por supuesto, esta es simplemente una puerta de entrada al mundo del email marketing. Se trata de un rubro con muchísimos vericuetos, que seguramente requeriría años, o hasta un blog paralelo con decenas de posts todos los días, para que podamos abarcar todo. Hay también una cantidad impresionante de jerga propia del ambiente relacionada con el email marketing, en la que tampoco estamos ahondando.

Pero estos puntos ayudan a responder nuestra pregunta, aquella que nos hicimos en el título. ¿Sirve realmente el email marketing? Pues sí, si está hecho con profesionalismo y con dedicación, teniendo en cuenta no solamente las necesidades del cliente sino además las necesidades y el comportamiento de los usuarios.

AYSER.COM ofrece en sus planes de hosting, productos especializados en email marketing, para que pueda desarrollar su campaña publicitaria con la tecnología necesaria. Nuestros expertos en marketing online, posicionamiento en buscadores y difusión en redes sociales, le podrán ayudar a desarrollar su campaña, con un porcentaje de éxito muy elevado.

[gravatar email=”aitor@ayser.es” size=”50″ align=”left” style=”margin:5px 5px 5px 0;”]Fuente: BITELIA

Ideas erradas sobre SEO

Más allá de los algoritmos que debemos tener en cuenta para evitar que nuestros sitios web sean penalizados por Google, hay algunas ideas erradas que muchos tienen sobre como funciona realmente el SEO.

El SEO no es solamente cumplir algunas reglas para que a Google y el resto de los buscadores se “enamoren” de nuestros sitios web y aunque no sabría si definirlo como un arte, una ciencia, una combinación de ambas o ninguna de las anteriores, está claro que depende de muchos factores.

Con el paso del tiempo me he dado cuenta de que muchas ideas que circulan en la web, en relación al SEO, no son del todo ciertas y algunas otras no están explicadas con suficiente claridad, lo que hace que estas se malinterpreten y nos lleven a caer en el error al momento de ir a la practica. En mi opinión, las más comunes son:

Mantener nuestros blogs actualizados

Como idea principal esta frase no está mal, lo que está mal es asumir que con “actualizados” se hace referencia únicamente a publicar contenido con cierta frecuencia, lo que en realidad es muy importante, pues a los buscadores les encanta el contenido fresco y actual, sin embargo, no es lo único que debemos actualizar. El SEO cambia constantemente y es necesario estar pendientes de los cambios para actualizar la estructura completa de nuestros sitios para que se ajusten a ellos y no quedarnos atrás en la carrera del posicionamiento. También es válido revisar nuestras estadísticas para determinar cuales son las páginas que están generando más tráfico, actualizar algunos enlaces y llevar más tráfico hacia el contenido más reciente.

Mayor cantidad de enlaces = mejor posicionamiento

En principio esta fue la regla, pero el SEO ha cambiado y en la actualidad importa más la calidad que la cantidad. Muchos sitios creen que comprar links en las conocidas “granjas de enlaces” les ayudará a posicionar mejor, pero la verdad es que hoy día caer en esta practica es uno de los errores más grandes que podemos cometer, pues Google penaliza fuertemente a los sitios que pretenden engañar a su algoritmo para posicionar mejor. Y no es que el número de enlaces que apuntan a nuestro sitio no importe, aún tiene mucho que ver, pero lo ideal es que se generen de manera natural y que provengan de sitios tan confiables como el tuyo. Mil enlaces que apuntan a tu web que aparecen de repente en un sitio “X” son vistos con malos ojos por los algoritmos de los motores de búsqueda.

El posicionamiento depende del PageRank

En algún momento el PageRank era la métrica que más afectaba la posición de un sitio en los resultados de búsqueda, sin embargo, esto ya no es así. De hecho, tomar el valor del PageRank como referencia, en la actualidad es un error, incluso Google ya no le da la misma importancia que la daba algunos años atrás. El posicionamiento hoy día depende, básicamente, de los puntos anteriores: sitios actualizados, contenido fresco, enlaces de calidad. El PageRank ya no es un factor determinante.

Conclusión

Como mencionaba al principio, el SEO depende de muchos factores, la mayoría de ellos claramente dependientes de calidad más que de la cantidad. No basta con respetar un par de reglas, usar bien las etiquetas HTML y saber seleccionar las palabras claves, es un trabajo mucho más exigente que requiere de tiempo y esfuerzo, en el que no es suficiente con “hacer las cosas”, sino que debemos hacerlas bien para obtener mejores resultados.

No soy un experto SEO, pero el tiempo que llevo trabajando en desarollo y diseño web me ha permitido descubrir que no toda la información sobre posicionamiento que circula por la web -incluso la que viene de personajes reconocidos como expertos en la materia- es cierta. Es necesario investigar, leer mucho, comparar opiniones, pero sobre todo, es importante medir el impacto que tienen los cambios que realizamos sobre la posición de nuestros sitios web, para poder determinar con precisión lo que funciona y lo que no.

[gravatar email=”esther@ayser.com” size=”50″ align=”left” style=”margin:5px 5px 5px 0;”]Fuente: BITELIA