Arranca una nueva era con IPv6

El Internet Protocol Version 6 ha comenzado recientemente su andadura. Diseñado para sustituir a IPv4 que es el utilizado en la mayor parte de los dispositivos que acceden a Internet, está diseñado para solventar todas las limitaciones actuales que posee IPv4, que son:

  • Escasez de direcciones IP
  • Crecimiento de Internet limitado
  • IPv6 provoca que los usuarios use NAT
  • Ruteo actual ineficiente
  • IPv4 no fue diseñado para ser seguro

A principios de 2010 quedaban un 10% de IP sin asignar. En la primera semana de febrero de 2011, la IANA (Agencia Internacional de Asignación de Números de Internet) entregó el último bloque de direcciones disponibles (33 millones) a la organización encargada de asignar IPs en Asia, un mercado que está en auge y no tardará en consumirlas todas.

El auge de las nuevas tecnologías y del uso de Internet en la población mundial, ha hecho que IPv4 se haya agotado, a pesar de sus más de cuatro mil millones de direcciones de red diferentes, y es que no es un número adecuado para dar una a cada persona del planeta, y mucho menos teniendo en cuenta que muchos de nosotros ya necesitamos una dirección para el coche, casa, teléfono móvil, portátil, etc. En cambio IPv6 admite 340 sextillones de direcciones IP diferentes. Para hacernos una idea de tal magnitud, será el equivalente a seiscientos setenta mil billones de direcciones por cada milímetro cuadrado de la superficie de La Tierra.

Así pues, a partir de ahora empieza la implantación de esta versión, que nos dará unas posibilidades de crecimiento espectaculares en la red y mejorará exponencialmente sus servicios.

En AYSER.COM estamos ya preparados para para migrar a la nueva versión, y lo mejor de todo es que este cambio será silencioso y no tendremos que cambiar nada en nuestros terminales.

Si quieres conocer más acerca del cambio del IPv4 al IPv6, puedes visitar esta página.

La importancia de una contraseña

Tras los acontecimientos de la semana pasada, en la que más de seis millones y medio de contraseñas de la famosa red social LinkedIn quedaron expuestas, a las que se sumaron millón y medio de eHarmony y un número aun desconocido de Last.fm, creemos que puede ser un buen momento para reflexionar sobre si nuestras contraseñas, esas que utilizamos a diario para consultar el correo electrónico, para disponer de efectivo en un cajero, o para realizar un pago por Internet, son seguras y pueden evitar una suplantación de identidad.

¿Qué es una contraseña?

La definición de contraseña dice que es una forma de autentificación que utiliza información secreta para controlar el acceso hacia algún recurso. Existen dos tipos de denominaciones para las contraseñas: password (palabra de acceso) y passcode (código de acceso). La diferencia entre ambas radica en que mientras la primera está asociada a códigos alfanuméricos o PIT (Personal Identification Text), la segunda se vincula a la utilización de códigos numéricos o PIN (Personal identification Number).

Equilibrio entre seguridad y comodidad

Todos sabemos que cuando un recurso está protegido por una contraseña, la seguridad se incrementa, con la consecuente molestia para el usuario. Obviamente, cuanto mayor es la seguridad, mayor es la molestia. En ocasiones elegimos una contraseña fácil de recordar, como el nombre de nuestra mascota, nuestra fecha de nacimiento, o más sencillas aun, como “admin” o “1234”, a lo que si sumamos el tenerla apuntada en la tarjeta de crédito, en un papel en la cartera, o en una nota adhesiva en el monitor de nuestro ordenador, dejaremos este recurso a merced de cualquiera. Es por ello, que debemos ser muy cuidadosos con las contraseñas y no utilizar aquellas denominadas débiles.

Pero, ¿cuándo una contraseña es o no segura?

Como hemos comentado, una contraseña debil o insegura puede ser el nombre de nuestra mascota, nuestra fecha de nacimiento, de nuestro aniversario de boda, pero también otras como root, usuario, admin, etc. Algo que aunque no lo parezca, desgraciadamente es muy común entre los usuarios a día de hoy, creando un agujero de seguridad en recursos tan importantes como un correo electrónico o una tarjeta de crédito.

Por el contrario, una contraseña fuerte o segura, es aquella formada por un número de caracteres alfanuméricos colocados al azar. Sistema que sólo permitirá que el usuario legítimo sea capaz de introducir, y que la posibilidad de uso de fuerza bruta en su averiguación, suponga demasiado trabajo al atacante.

AYSER.COM utiliza contraseñas fuertes en todos sus sistemas de alojamiento, FTP y correo electrónico, combinando 8 caracteres alfanuméricos, donde se solicita como mínimo que exista una mayúscula, una minúscula y un número.

Consejos para utilizar contraseñas seguras

Sobre cómo crear una contraseña segura no hay reglas fijas, ya que una contraseña es algo personal, pero si que podemos seguir unas pautas, para generar una contraseña fuerte. Estas son:

  • Mezclar como mínimo 3 grupos de caracteres o más, es decir, combinar mayúsculas, minúsculas, números y caracteres especiales.
  • La longitud de la contraseña, como mínimo, debería ser de 8 caracteres (no conviene que sea excesivamente larga para no provocar rechazo en el uso).
  • Evitar la repetición de caracteres o patrones (abcd, AaBbCc, 123123, etc.).

Una vez nos acostumbremos al uso de contraseñas fuertes, conseguiremos evitar tener un agujero de seguridad en nuestro correo electrónico, cuenta bancaria, perfil en redes sociales, etc.

Es aconsejable mantener una contraseña distinta para cada servicio que utilicemos y renovarla con frecuencia, como solicitan algunos sistemas operativos.

No reutilizar las contraseñas, y en caso de no ser posible, introducir variaciones en las mismas, que no sean muy evidentes.

No utilizar las contraseñas que vienen predeterminadas en los sistemas. Diez de las peores contraseñas utilizadas durante el 2011 fueron según SplashData:

  1. password
  2. 123456
  3. 12345678
  4. qwerty
  5. abc123
  6. monkey
  7. 1234567
  8. passw0rd
  9. superman
  10. dragon

Las contraseñas pueden ser descubiertas mediante navegación en la red, robo, extorsión, allanamiento, amenazas u otros métodos. La búsqueda en los contenedores de basura ha resultado ser fructífera en situaciones donde se desechan datos importantes sin suficiente precaución (como se ha probado recientemente con el reciente robo de identidades).

Proteger las contraseñas y utilizar aquellas que son seguras, es algo que nos afecta personalmente y nos ayuda a mantener a buen recaudo aquellos recursos importantes en nuestro día a día.

[gravatar email=”aitor@ayser.es” size=”50″ align=”left” style=”margin:5px 5px 25px 0;”]

Facebook Addiction Disorder: La nueva enfermedad social

¿Empleas mucho tiempo en Facebook?. Si te analizas y ves que utilizas Facebook en el teléfono o en la tablet durante reuniones, en el autobus, en eventos, mientras ves la televisión o incluso en la cama, quizás tengas un problema. Este problema ya tiene nombres y apellidos, se llama Facebook Addiction Disorder.

Los norteamericanos invirtieron un total de más de 53 mil millones de minutos solamente en un mes durante 2011, con una media de siete horas por usuario en el mismo período de tiempo. La red social se está convirtiendo en una de las mayores fuentes de ansiedad para los usuarios, sumando la cantidad de estrés cuantos más amigos se tienen. El 63% se estresa si se tarda en responder a las solicitudes de amistad y el 32% se siente culpable a la hora de rechazarlas. Además, para la gente con problemas de baja autoestima también podría resultar peligroso. La publicación de actualizaciones autocríticas es percibida negativamente, perjudicando las relaciones.

El primer paso para combatir esta adicción es reconocer el problema, preguntarnos cuándo un amigo es amigo, cuándo un comportamiento constante es o no una adicción, si estoy demasiado o demasiado poco en las redes sociales, quién decide o quién pregunta… y poner remedio. Este es sencillo, por ejemplo estar 24 horas sin acceder a Facebook, puede ayudarnos a autodiagnosticarnos.

[gravatar email=”esther@ayser.com” size=”50″ align=”left” style=”margin:5px 5px 25px 0;”]

Conversor de vídeos online

VEO Video Converter es un nuevo servicio online con el que se pueden convertir nuestros vídeos a casi cualquier formato de vídeo, y lo que es mejor, de manera totalmente gratuíta.

El hecho de poseer una larga lista de formatos de vídeo a los que convertir, permite a VEO Video Converter poder estar a la altura de cualquier conversor de video de escritorio, pero con la comodidad de no tener que instalar nada en tu PC, permitiéndote no solo que puedas reproducir tus videos en tu PC con tu reproductor de siempre, sino que te ofrece la posibilidad de reproducirlos en prácticamente todos los dispositivos móviles como son Android, iPhone o Windows Phone, también en tablets, volviendo a pensar en tu comodidad haciendo posible que te lleves tus archivos multimedia a cualquier sitio, incluso podrás hacer tus vídeos compatibles con HTML5.

La gran variedad de formatos compatibles es una de las características de VEO. Su lista de formatos se actualiza conforme a las necesidades de los usuarios. Ofrece dos posibilidades de seleccionar los videos a convertir, se pueden subir desde tu propio PC o insertar URLs de vídeos alojados en tu servidor o en servicios tales como YouTube, Vimeo, DailyMotion, Depositfiles, Blip.tv, MyVideo.de o Metacafé.

Para probarlo, tan sólo debes entrar en la web veovideoconverter.com y seguir las instrucciones que aparecen en la pantalla.

Fuente: LAFLECHA.NET

Actualización del 15/10/2012

Después de varios meses de versión beta, VEO Video Converter ya tiene versión definitiva. Con miles de usuarios diarios hemos obtenido toda la información necesaria para realizar una aplicación web total de vídeo con varios servicios englobados, los cuales se han convertido en una solución diaria para cada vez más personas con necesidades de vídeo muy concretas que ningún servicio web era capaz de resolver al completo, lo cual diferencia a VEO del resto de conversores de vídeo online.

Manteniendo el diseño clásico se han insertado pequeños detalles que hacen más usable a VEO Video Converter, por lo que la versión definitiva te llevará por una experiencia de usuario aún más visual y sencilla que la versión beta.

Entre las novedades funcionales nos encontramos con la personalización de formatos, donde podremos adaptar nuestro vídeo o audio a las caracteristicas que deseemos, guardar este formato y usarlo cada vez que queramos hacer una conversión sin tener que volver a crearlo, los formatos personalizados quedarán asociados a tu cuenta.

Pero la gran novedad es la herramienta “Cloud Transfer” con la cual se podrá transferir fácilmente archivos entre diversos servicios “en la nube” como Amazon o FTP.

Convierte tus vídeos a otros formatos, crea tus propios formatos personalizados, descarga vídeos desde servidores y servicios de vídeo online, inserta tus vídeos embebidos en tu web, soluciona problemas como el vídeo desentrelazado, comparte, distribuye… Con VEO Video Converter tienes todo en una misma herramienta.

El sistema definitivo cuenta con paquetes de conversión adaptados a las necesidades de nuestros usuarios, desde una cuenta totalmente gratuita para usuarios ocasionales, hasta un paquete para webmasters con alta cuota de conversión mensual y de tranferencia “en la nube” y acceso a la API. Además como promoción de lanzamiento, el primer mes obtenemos 50 Gb de conversión adicionales con todos los paquetes.

Fuente: Innova Experience